Noticias / Actualidad

Parolin y Kirill anuncian “una nueva etapa” en las relaciones

El secretario de Estado espera “nuevos gestos”, sin descartar la visita del Papa a Rusia

Paso de gigante, uno más, en las relaciones entre la Iglesia católica y la Iglesia Ortodoxa rusa. El cisma más antiguo de la Cristiandad, de casi un milenio de duración, deja paso a "la voluntad por parte de todos por continuar el camino y consolidarlo", según apuntó el cardenal Parolin, tras un histórico encuentro, en Moscú, con Kirill.

"El encuentro entre Francisco y el Patriarca Kirill era importante, pero también el viaje de las reliquias de San Nicolás en Rusia; se ha iniciado una dinámica positiva, hacen falta otros signos y gestos que puedan consolidarla", añadió el secretario de Estado vaticano en una declaración conjunta.

Preguntado sobre una hipotética visita del Papa a Moscú, Parolin ha subrayado que "no hemos hablado de cuestiones concretas, ni de la visita del Papa ni de otras cosas específicas. Lo veremos más adelante, el Espíritu del Señor sugerirá cuáles son los pasos mejores". "Estamos en camino", concluyó.

Por su parte, el patriarca ortodoxo destacó tras la reunión que "realmente ha comenzado una nueva etapa en el desarrollo de nuestras relaciones, marcada por importantes acontecimientos". Kirill apuntó la posibilidad de que la Iglesia Ortodoxa Rusa y la Iglesia Católica desarrollen proyectos conjuntos para aliviar la situación de las personas que sufren las consecuencias de los conflictos armados en Oriente Medio.

Con anterioridad, Parolin se encontró con el ministro de Relaciones Exteriores de Ruisa, Serguey Lavrov, quien recaló que "desde un primer momento hemos respaldado las iniciativas de la Santa Sede para reconciliar a las partes en Venezuela, y ese enfoque sigue siendo totalmente válido en en la situación actual". En este sentido, el número 2 del Vaticano incidió en que "Rusia puede ayudar en ese momento difícil, porque tiene unas estrechas relaciones con Venezuela, y por ello puede contribuir al diálogo".

El cardenal Parolin recordó que "la Santa Sede ha buscado comprometerse de manera muy activa en lo que respecta a la situación de Venezuela, a partir de la búsqueda del bien de la gente y la población que sabemos vive una situación de gran sufrimiento, sobre todo desde el punto de vista de la falta de alimentos, medicina, la crisis de seguridad, tantos muertos y tanta violencia".

Asimismo el purpurado resaltó que, en medio de la situación actual de crisis, "la propuesta es siempre la misma: es necesario lograr un diálogo entre el gobierno y la oposición de modo serio y llegar a un acuerdo político, que permita encontrar juntos una solución democrática y pacífica actualmente para el país".

En declaraciones a un medio local, el cardenal Parolin reiteró que "la comunidad internacional puede jugar un papel para facilitar esta negociación y lo pueden hacer los países que tradicionalmente están ligados y son amigos de Venezuela. En este sentido también Rusia tiene un rol importante y ciertamente el tema está en las conversaciones con las autoridades rusas".

Por su parte, la Oficina de Prensa del Santa Sede difundió una declaración del Secretario de Estado Vaticano sobre sus primeras actividades en Rusia en las que "resaltó el avance en las relaciones entre la Santa Sede y Rusia; y se refirió a otros temas de interés internacional de ambos estados".

"He reiterado mi apoyo a la búsqueda de soluciones justas y duraderas para conflictos que afligen en particular a Medio Oriente, Ucrania y otras regiones del mundo" siguiendo los parámetros "de la justicia, la legalidad, la verdad de los hechos y la abstención de manipularlos".

El cardenal Parolin subrayó que "la Santa Sede, si bien no intenta ni puede identificarse con alguna postura política, reclama el deber de atenerse rigurosamente a los grandes principios del derecho internacional, cuyo respeto es imprescindible para proteger el orden y la paz mundial, ya sea para la recuperación de una atmósfera sana de respeto recíproco en las relaciones internacionales".

"La Santa Sede -continuó- nutre la constante preocupación para que se preserve la libertad religiosa en cualquier estado y en cualquier situación política".

La primera actividad de la visita del Secretario de Estado del Vaticano comenzó este lunes 21 de agosto, con un encuentro en la sede del Patriarcado de Moscú, con el metropolita Hilarion de Volokolamsk, presidente de las Relaciones Exteriores del Patriarcado.

En un ambiente distendido el cardenal Parolin felicitó al metropolita Hilarión por los 30 años de ordenación sacerdotal y le dijo que "la ordenación sacerdotal para mí fue el momento más bello de mi vida".

Por su parte el Metropolita expresó "su gratitud" por "los esfuerzos conjuntos para preparar el encuentro entre el patriarca y el Papa en La Habana" del año pasado. Y añadió su esperanza de que el impulso que ese encuentro dio a nuestras relaciones, tendrá un ulterior desdoblamiento.


El presidente ruso recibió al secretario de Estado vaticano

El presidente ruso, Vladimir Putin, avaló el "diálogo constructivo" entre la Santa Sede y Rusia, durante un encuentro con el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, con motivo de la visita del cardenal al país.

La reunión, celebrada en el balneario de Sochi, sirvió para estrechar los lazos entre Moscú y Roma, en un momento "basado en la confianza entre la Santa Sede y Rusia", dijo el jefe del Kremlin. Parolin se había encontrado ayer con el patriarca de la Iglesia Ortodoxa, Kirill.

"Los acuerdos alcanzados durante mis contactos con el Papa Francisco están siendo implementados de manera consistente, y estamos muy contentos de que el diálogo entre iglesias continúe", afirmó Putin.

Durante su reunión de ayer, el patriarca ortodoxo reveló la posibilidad de que su Iglesia y la Iglesia de Roma desarrollen proyectos conjuntos para aliviar la situación de las personas que sufren las consecuencias de los conflictos armados en Oriente Medio.

Putin cerró su declaración señalando que su gobierno "recibe con beneplácito el diálogo directo que se inició entre la Santa Sede y la Iglesia ortodoxa", y observó que "los valores universales y humanitarios protegidos por la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa son la base de las relaciones entre ambas iglesias y los dos estados".